Saltar al contenido (pulsar Return)

Identificación explícita de volúmenes de roca inestable y evaluación de la estabilidad

La experiencia adquirida en el proyecto en Rockrisk nos ha demostrado que, con el uso combinado del LiDAR y la fotogrametría digital, es posible identificar, delimitar y georreferenciar todas las discontinuidades presentes en el macizo rocoso, respetando las orientaciones y los espaciados reales. Esta circunstancia abre la posibilidad a realizar análisis de estabilidad de salientes rocosos y de volúmenes de roca cinemáticamente movilizables estableciendo con precisión las superficies potenciales de rotura y posibilitando la cuantificación de los puentes de roca.

En el proyecto Rockrisk hemos conseguido definir los volúmenes de roca desprendida en desprendimientos recientes con gran precisión (mediante la comparación de los DSM antes y después de la rotura. Ruiz-Carulla et al., 2015). Asimismo, hemos podido obtener la IBSD de la masa rocosa previa a la rotura y analizar el proceso de fragmentación (Ruiz-Carulla 2015 y submitted). La limitación fundamental de la aproximación seguida hasta ahora es el supuesto de persistencia infinita de las juntas y, por este motivo, fuera de casos particulares como las roturas desarrolladas a través estratos, los volúmenes calculados son mayores que en la realidad.

Objetivo 1a: análisis de las trazas visibles de las discontinuidades de los salientes rocosos y bloques individuales mediante LiDAR y fotogrametría digital y su relación con la persistencia de las juntas y la proporción de puentes de roca presentes en el macizo.

Objetivo 1b cuantificar la contribución de las juntas parcialmente penetrantes y los puentes de roca en la resistencia y estabilidad de masas rocosas en escarpes mediante el análisis retrospectivo de roturas en las que previamente (objetivo 1a) habremos cuantificado el porcentaje de juntas y de roca intacta.