Saltar al contenido (pulsar Return)

Puesta a punto y validación del modelo de fragmentación de desprendimientos rocosos

El grupo investigador ha puesto a punto durante el desarrollo del proyecto Rockrisk un modelo de fragmentación fractal, basado en las ideas de Perfect (1997) y perfeccionado con la incorporación de la IBSD y un factor de supervivencia de los bloques (Ruiz-Carulla 2015b y submitted). Este modelo permite obtener la distribución de volúmenes de los bloques o fragmentos (RBSD) desprendidos a partir de un único bloque inicial o de una IBSD.

La nueva RBSD depende de la dimensión fractal, del número de iniciadores, del índice de supervivencia de los bloques y del número de iteraciones. Nuestras conclusiones hasta el momento presente son que la dimensión fractal depende de las características de la masa rocosa inicial; el número de iniciadores de la IBSD; el índice de supervivencia, de la altura libre de caída (energía de impacto) y de las dimensiones de la masa inicial (cuanto mayor el volumen); mientras que el número de iteraciones refleja el grado de conminución que experimenta la masa rocosa en su caída. Cada uno de estos parámetros se mueve entre un rango de valores limitados. Hasta ahora, los valores de los parámetros de los modelos los hemos obtenido mediante ajustes hasta conseguir que la IBSD se convierta en la RBSD.

El objetivo 2 de este proyecto es poder asignar “a priori” (antes de la rotura del cantil) y mediante calibración, los coeficientes del modelo en función del tipo de roca, tipo de substrato y geometría de la ladera y anticipar (“forward prediction”) la distribución de volúmenes de fragmentos resultante del desprendimiento.